FRIJOLES/ POROTOS, A MI MANERA

Mucha gente no suele comer frijoles o porotos por que causan flatulencias, pero viviendo en México aprendí como cocinarlos para que esto no pase… Además, remojar los frijoles ayuda a prevenir los gases, ya que los componentes que generan las flatulencias son un tipo de carbohidrato que se encuentran en la cáscara del frijol. Al remojarlos, estos se quedan en el agua y ya no te causarán molestias.

To learn about consuming certain other foods and beverages with Eliquis, see the “ Eliquis interactions” section above. Drug Type: Belantamab Mafodotin-blmf is an antibody-drug conjugate. The primary efficacy end point was overall survival (OS), and the supportive outcome measure was progression-free survival (PFS) apotheekzonderrecept.com. There might be too much traffic or a configuration error.

Podemos sustituir la carne , si comemos frijoles, pero si se la agregamos es una comida super sustanciosa para los días fríos y de muy bajas temperaturas.

Las personas que no suelen comer carne pueden usarlo, sin miedo ya que aporta muchas proteínas, en forma de paté, ensaladas , guisos, sopas, etc

Hay frioles pintos, bayos, negros blancos mantecosos o alubias, rojos o Regina, etc y también de Soja y Mug / pero de estos hablaremos en otro momento.

MANERA DE COCINARLOS 3 OPCIONES: OLLA A PRESIÓN O COCCIÓN COMÚN, O CON BICARBONATO DE SODIO. Necesitaremos:

2 tazas de frijoles secos remojados (Una vez cocidos equivalen a 6 tazas de frijoles cocidos) 2 litros de agua 1/2 cebolla 1 diente de ajo Una cucharada de aceite Modo de preparar:

Lava bien las legumbres que quieras cocinar con agua para quitar la tierra que puedan tener. Revisa si hay algún resto de piedras u otro material no deseado y retíralo.

Poner en un recipiente las legumbres lavadas y cubrilas al triple (o cuádruple) por agua. El agua tiene que estar fría o a temperatura ambiente.

Tapa el bols (puede ser un tupper) y ponlo en el refrigerador . Déjalo reposar durante 12 horas (las lentejas pueden dejarse menos tiempo, y las lentejas coral particularmente no necesitan este proceso de hidratación) para que las legumbres se hidraten. No lo dejes más de un día porque van a comenzar a fermentar y eso no es para nada bueno. Esto se hace en cualquier forma de cocción

Una vez que se hayan hidratado, retiralas de la heladera, colalas para retirarles el agua y lávalas. El agua de hidratación se descarta porque al hidratarse las legumbres fermentan y no es bueno para el organismo.

  1. Con fuego alto, agrega a la olla la mitad del agua, el aceite, la cebolla y el ajo. Una vez esté hirviendo agregas los frijoles incluyendo el agua en la que se remojaron para darle un mejor sabor. IMPORTANTE: No agregues sal hasta el final de la cocción para evitar que queden duros.
  2. Pon la tapa a la olla express, verifica que quede completamente sellada. Cuando empiece a salir vapor cuenta aproximadamente 30 minutos (si los remojaste durante 8 a 12 horas) o 45 minutos (si remojaste una hora)
  3. Pasado el tiempo, espera a que la olla baje de temperatura, destápala y prueba el sabor y dureza. Si están poco blandos puedes dejarla calentando otro 10 minutos más.
  4. Finalmente agrega un poco de sal y pimienta para darle el toque final y listo! A disfrutar!

COCCION EN OLLA NORMAL

Pon en una olla y cúbrelas al menos con 5 veces más de agua.  No agregues sal porque va a retardar mucho la cocción y no te van a quedar cremosas por dentro.

Llevá la olla a la cocina, a fuego fuerte hasta que rompa hervor, y bajá un poco el fuego para que no burbujee fuerte sino que hierva lentamente.

El bicarbonato de sodio puede ser un gran aliado. Agregando hasta 3 gr. por cada litro de agua que pongamos en la olla donde vamos a cocinar las legumbres, también vamos a acelerar el proceso de cocción, aproximadamente a 1/3 o 1/4 del tiempo total. Cocinarlas hasta que queden blandas y cremosas en la boca. No las dejes mucho más porque se van a desarmar y hacer puré.

Colalas y si no las vas a comer en el momento, guardalas en un Taper, y llevalo a la heladera, para comer cuando quieras. No las guardes nunca en el agua de cocción porque al igual que el agua de hidratación, en ella hay procesos de fermentación que son malos para nuestro organismo.

Y listo, ya tenés tus legumbres listas. Pero obviamente no lo vamos a dejar acá. Te vamos a compartir algunos trucos y consejos, especialmente, si sos de los que no quieren esperar un día para comer legumbres o si simplemente te aburre el sabor plano y quieres variar.

Si quieres cambiarle un poco el sabor a las legumbres, puedes probar hervirlas en algún líquido con sabor (de preferencia sin sal para evitar que no queden cremosas) o agregarle sabor al agua. Por ejemplo puedes hervirlas en un fondo o caldo (de carne, pollo, verduras) Si optas por hervirlas solo en agua puedés también incorporar laurel, ajo, blanco de apio, granos de pimienta, de mostaza, tomillo, romero, o lo que quieras para darle más sabor.

Si bien se pueden hervir las legumbres directamente sin la hidratación previa, la realidad es que la cocción puede demorar varias horas (4 o 5 horas, por si aún dudan de qué tan larga puede ser). No obstante estos dos métodos nos permiten acelerar la cocción incluso sin el remojo.

Con estos consejos no tenés excusa para incorporar más legumbres en tu alimentación. En guisos, en ensaladas, en unos burritos o fajitas, o lo que quieras, sumarlas te va a haber bien. Tengas o no tiempo.